El Banco de México subió este jueves la tasa de interés en el 4.25 por ciento con un aumento de 25 puntos base ante la recuperación de la actividad económica global del segundo trimestre.

Ciudad de México, 25 junio (EFE).- El peso mexicano tuvo una depreciación semanal del 3.64 por ciento al cerrar este viernes en 19.87 unidades por dólar en el mercado interbancario, alejándose de las 20 unidades rebasadas la semana anterior.

El dato implica una apreciación semanal del peso de 75 centavos frente al tipo de cambio de 20.62 unidades del viernes anterior reportado por el Banco de México.

«Con el movimiento de la semana, el peso borró por completo la depreciación de la semana previa que fue de 78 centavos y se ubica como la divisa más apreciada» entre las monedas emergentes, explicó a Efe la directora de análisis financiero de Banco Base, Gabriela Siller.

La analista atribuyó la apreciación a la decisión «sorpresiva» del Banco de México de subir la tasa de interés, así como a «una corrección a la baja del dólar estadounidense» y a que «los precios del petróleo continuaron su tendencia al alza».

Durante la semana, el tipo de cambio alcanzó su nivel máximo el lunes, con 20.6 pesos por dólar, y el mínimo este viernes.

Respecto a la jornada anterior, la moneda mexicana se apreció este viernes un 0.9 por ciento.

El peso cerró la semana pasada en 20.62 unidades por billete verde al caer a unos niveles no vistos desde marzo, pero el Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo atribuyó a «factores externos».

El Banco de México subió este jueves la tasa de interés en el 4.25 por ciento con un aumento de 25 puntos base ante la recuperación de la actividad económica global del segundo trimestre.

«Desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano se depreció, las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mayor plazo disminuyeron. La recuperación de la economía mexicana registró un importante repunte en marzo y cierta moderación en abril», argumentó el banco central.

La crisis de la pandemia causó una contracción histórica de 8.2 por ciento del PIB de México en 2020, el peor desplome desde la Gran Depresión de 1932.

El peso mexicano, que rondaba las 18.5 unidades por dólar antes de la pandemia, sufrió su peor momento en marzo del año pasado cuando superó las 25 unidades.