En su encuentro matutino con la prensa, el Jefe del Ejecutivo federal comentó que la clase media manipulada y no informada fue la que «respaldó a Huerta en el asesinato al Presidente Madero. Llegaron a decir a miembros de esa clase media conservadora que Madero era un traidor a su clase».

Ciudad de México, 24 junio (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que la clase media debe procurarse mejores fuentes de información que “los medios convencionales” y puso como ejemplo cómo, desinformada y manipulada, alentó el nazismo alemán con Adolfo Hitler y el golpe de Estado en contra de Salvador Allende en Chile.

El mandatario ha polemizado permanentemente desde la última elección federal sobre las clases medias en México. Ha dicho que el voto, en la Ciudad de México, a favor de personajes como Gabriel Quadri, quien ahora es Diputado federal electo, pueden ser producto de la desinformación. Quadri ha expresado su menosprecio por los estados del sur, los más pobres, a los que considera un lastre para el crecimiento económico del resto del país.

«Una clase media manipulada fue la que permitió el fascismo de Hitler. En Chile, el golpe de Estado contra el Presidente [Salvador] Allende fue respaldado por la clase media. La clase media de Chile no informada apoyó a [Augusto] Pinochet», aseguró.

Según los dichos de López Obrador, la «clase media manipulada» fue la que respaldó el asesinato del Presidente Francisco I. Madero, por parte de Victoriano Huerta, ya que «llegaron a decir a miembros de esa clase media conservadora que Madero era un traidor a su clase».

El Presidente sostuvo que con estos episodios históricos sólo han mostrado que esta clase social tiende al conservadurismo. Aunque dijo que varias veces se le ha sugerido no tocar el tema, consideró que es necesario decirlo para causar cuestionamientos que permitan avanzar y no estancarse o regresar «a lo de antes, como sucedió en la CdMx».

“Entonces no es cualquier cosa y hay quienes dicen ‘no toques ese tema, no te metas en contra de la clase media’. No, hay que debatirlo todo, porque por eso avanzan estas tendencias, estos grupos conservadores, racistas, clasistas, que discriminan, entonces hay ponerlos al descubierto”,  insistió.

Andrés Manuel aprovechó para señalar que fue debido a esa vuelta al conservadurismo que ahora la capital del país tiene varias alcaldías gobernadas por los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional. Incluso, volvió a comentar que esto tiene un origen en los «ataques» perpetrados contra el excandidato de Morena por la gubernatura de Guerrero, Félix Salgado Macedonio.

El tabasqueño aclaró que al referirse a la «clase media aspiracionista” es para señalar a quienes fueron educados en el periodo neoliberal «con la idea de triunfar y escalar como sea».

“Cuando hablo de la ‘clase media aspiracionista’, me refiero a quienes tienen una influencia producto de 36 años de dominio neoliberal, que influyó mucho en lo educativo, con la idea de triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole, es escalar, ascender en la escala social como sea, ‘haiga sido como haiga sido’”.

«A ellos no les importa la moral, ni el humanismo, son por lo general muy individualistas, ese fue uno de los daños que causó el periodismo neoliberal, la educación hacia lo materialista, abandonando principios, valores y además se creen ‘sabihondos’, lo saben todo, y resulta que es juegan el dedo en la boca, como quieren los oligarcas”, dijo.

También señaló que para que alguien pueda ser considerado como «fifí», se necesitan más de 500 millones de dólares de fortuna.

«Los que se sentían dueños de México los manipulan, se llegan a sentir hasta ‘fifís’, se ofenden cuando ellos pertenecen a las clases medias. El ‘fifí’ es un junior, por lo general, de la oligarquía, de los de mero arriba. Para ser ‘fifí’ pues se requieren más de 500 millones de dólares de fortuna», dijo.

Finalmente, consideró preocupante que aún exista este conservadurismo en la «clase media fifí», ya que ésta es «fanática del conservadurismo, racista y cercana al pensamiento fascista».