Se estima que en nuestro país, cerca del 90 por ciento de la producción de huevo aún se lleva a cabo en sistemas de jaulas convencionales. Foto: The Humane League

«Un viaje de mil millas comienza con el primer paso» – Lao-Tse

La respuesta es ¡posiblemente sí! Este 30 de junio, la Comisión Europea deberá responder a la petición recién votada a favor por el Parlamento Europeo, respaldada por 1.4 millones de ciudadanos y 170 organizaciones para que se elimine el uso de jaulas que confinan animales explotados como alimento para el año 2027.

La iniciativa, bajo el nombre «Termina con la era de las jaulas» (End the Cage Age), tiene como objetivo crear conciencia e invitar a la Comisión Europea a prohibir el uso de jaulas en la producción de carne de conejos, patos, gansos, así como el uso de jaulas enriquecidas para las gallinas usadas para la producción de huevos, las jaulas de gestación para las cerdas y los cercos para los terneros.

De ser votada a favor, dejaría en claro el avance que la Unión Europea ha logrado en materia de bienestar animal a nivel mundial. Aunque, cabe destacar que, algunos países miembros de la misma UE ya han introducido legislación para prohibir ciertos tipos de jaulas. Como Austria, que en 2020 prohibió que se usen jaulas enriquecidas en la industria del huevo. Estas jaulas cuentan con ciertos elementos adicionales a los de una jaula convencional, pero del mismo modo impiden comportamientos naturales de las gallinas como explorar, estirarse, abrir sus alas, darse baños de tierra, y fomentan comportamientos agresivos como el picaje de plumas entre ellas. El 13 de noviembre del 2020, el Parlamento de la República Checa también confirmó la prohibición de estas jaulas.

«Termina con la era de las jaulas» dio inicio en el 2018 y de ser aprobada, los productos importados hacia la UE deberán cumplir con las mismas exigencias y se buscará que los tratados comerciales vigilen el cumplimiento de esta nueva norma. Esto quiere decir que los productores de países como México que quieran vender sus productos en la UE deberán de eliminar el uso de jaulas en su sistema de producción.

Si bien, esto es una excelente noticia, resalta lo rezagado que México sigue al ni siquiera contar con una regulación que defina los estándares que deberían de cumplir los productores de huevo libre de jaula. Hasta que esto no ocurra, los consumidores mexicanos no podrán tener seguridad de bajo qué condiciones se produjo el huevo que ponen en su plato. Se estima que en nuestro país, cerca del 90 por ciento de la producción de huevo aún se lleva a cabo en sistemas de jaulas convencionales.

Mientras que aún exista un sistema alimentario que utilice a los animales, el bienestar animal es un factor cada vez más importante en la decisión de compra. “Termina con la era de las jaulas” y sus millones de firmantes respaldan la importancia que le deben dar tanto los gobiernos como las empresas a la nueva percepción de los seres humanos y su forma de relacionarse con los animales.